domingo, 31 de agosto de 2008

31 de Agosto y fin de las vacaciones de verano: Un gran día

Atardecer desde la Isla de Sta Clara, Donostia (Txori, 2007)
Queda media hora para que sea lunes, 1 de septiembre, que será el día que vuelva a currar, tras tres semanas en plena convivencia con mi familia: Cerezo, Lerín, Burdeos, playa, …
Hoy he disfrutado mucho; por la mañana hemos vagueado, no sin motivos, y tras la gloriosa siesta precedida de los fettuccine de Eduardo, precedida a su vez de un rodaje corriendo de 45’, hemos dormido a los niños en la silla doble, y mientras Beatriz se bañaba con Eider en la Concha, yo me tomaba un cortado en el café La Perla. Cuando nos hemos reunido, y como me había quedado con las ganas, me he dado un chapuzoncillo desde la pasarela del Náutico. Insoslayable paseo por Lo Viejo, donde hicimos una incursión en la mítica “Meji”, la de siempre… la del “gusto inconfundible”: Caña y doble de bravas. En la “31” había mucho ambiente, y se estaban preparando para la conmemoración de su destrucción en 1813.
El retorno a casa ha sido muy agradable, echando carreras con Aimar y Eider, todos en bastante buena armonía.
Mañana vuelvo al trabajo, ¿y qué?

miércoles, 6 de agosto de 2008

En el Karakorum no dan medallas de Oro


En el mundo del alpinismo, y más concretamente del himalayismo, estamos acostumbrados a la ausencia casi completa de noticias en los "telediarios"... siempre y cuando no sean malas, claro. A los pocos días de una tremenda y buenísima noticia acaecida en una de las cumbres más bestiales del mundo, el G-IV, y protagonizada por algunos de los mejores atletas del país (A Iñurrategi, F Latorre, M Zabalza, JC Tamayo, ...), resulta que una cnjunción de factores han provocado una gran tragedia en el vecino K2, provocando un balance de fallecidos de entre 11 y 18. Esto sí "ha salido" en todos los medios: La montaña asesina, etc.

¿Dónde queda la gran hazaña en el GIV? ¿Acaso no andan ahora promocionando que hemos ganado el Giro, la Eurocopa, Wimbledon y el Tour?

Pues bueno, como dice el cronista de El País (enhorabuena por dar la noticia en la medida que se merece), esto también es un "Oro", en el Himalaya.

domingo, 3 de agosto de 2008

Pic Arrouy 2708 normal Cresta SO. Vallée d'Arrens, PN Pyrenées, Pirineos

cresta del Arrouy

d 31.07.08. Alberto, Jon, Iñaki. 8h30’. Desnivel 1300+1500m. Dificultad: Sendero bien marcado (senderos al refuge de Migouélou y Tour de la Haute Vallée d’Ossau); cresta aérea y entretenida, en roca bastante buena, pasos II (30-35’). Recorrido: Plaa d’Aste-Barrage du Migouélou-Col d’Hospitalet-Pic Arrouy-Lac de Pouey Laun-Le Pla d’Artigou-Barrage du Tech.

El día de San Ignacio me escapo al monte mientras los clientes andan llamando a la oficina sin imaginar que es fiesta en Gipuzkoa. Salir a Piris en esta fiesta es casi una tradición.

Habíamos hablado hace tiempo de hacer el Arrouy en verano. El otro Arrouy, el de Marcadau. El caso es que encontré otro pico homónimo, en el Valle de Arrens, a la sombra del rey Balaïtous. Parecía más adecuado para hacer en verano, al tratarse de una cresta granítica, en lugar de un corredor o pendiente empinada, que molan más hacer con nieve.

Hicimos vivac cerca del coche, en una campa, oyendo el rumor de la gave d’Arrens cayendo brava valle abajo. Me costó coger el sueño, como en el anterior vivac del Batoua.

El recorrido es un poco bruto, y se resume en: Subir-subir-subir. Cresta subir, cresta bajar. Bajar-bajar-bajar… y bajar. Todo esto tiene una componente monótona, cierto, pero hacemos lo que nos gusta, y además, por el camino, puedes observar: Cómo el Sol modifica la mañana poco a poco, cómo el imperial Balaïtous asoma sobre el valle, una marmota que se esconde a tu paso, cómo la brisa matinal evita que te recalientes a pesar de la inacabable subida. Una cresta que pensabas sencilla, luego la ves y parece difícil, y cuando estás sobre ella, respetándola, te deja hacer, como acariciar con precaución un enorme perro. Un lago anidado al pie del pico, con parejas acariciándose sentadas frente a él… el esfuerzo continúa… pero entonces, o un poco después, te cruzas con un arroyo y otra vez a gozar.