domingo, 30 de diciembre de 2012

Recilla 1381 Cervera 1384 ruta normal vertiente Norte. Sierra de Cantabria, Montaña Vasca


Sira, Gorka, Marta


sobre el collado de Semendia


Peña Alta


Palomares



ascenso al casco de Recilla


buitre leonado y al fondo San Lorenzo, Sierra de la Demanda


equipo no paritario (por una vez) en la cima de Recilla


Palomares ridge (I)


Palomares ridge (II)


Palomares ridge (III)


San Lorenzo


Dos en Palomares


Palomares ridge (IV)


panorámica de Sierra de Cantabria y Rioja Alavesa


San Lorenzo


bajando de Cervera

El fin de año y el inicio ha estado trufado de actividades deportivas, incluyendo mountain bike por Ereñozu, la clásica a Goizueta en bici de carretera, esta salida a Sierra de Cantabria y la San Silvestre de Gasteiz. Aun así, el veredicto de la báscula ha sido nefasto, a la vez que motivante. Eso de "a partir de mañññana... "

En lo relativo a la salida montañera, formamos un inusual y gozoso grupito de amigas y amigos de Gasteiz, Donosti e Iruña.

Desde Gasteiz se llega en media horita a Pipaón, la carretera del Pto. de Vitoria-Peñacerrada está muy mejorada. En la plazita del pueblo hay reunión de cazadores; se va a organizar una batida de jabalíes. Pregunto y parece que no nos vamos a obstaculizar mutuamente... ellos, que cacen si pueden, pero no montañeros.

La subida es muy clara: collado de Semendia, desde donde se gira a derecha enfilando la muralla. Nos internamos en el hayedo siguiendo el senderito hasta el collado de Recilla, que separa ambas cimas. Todo muy sencillo.

Llegados al amplio y despejado collado, decidimos ascender primero al Recilla que se le ve más altivo y rocoso. El sendero nos lleva al canalizo que parece uno de los pocos puntos débiles del pico. Algunos pasitos de apoyar las manos y de no pisar en piedras sueltas, y estamos arriba. Acongojante y espectacular vista de la magnífica arista Occidental del Palomares, rey del sector. Joar y Peña Alta los hemos podido observar durante el ascenso. Mirando al Sur, enorme el San Lorenzo, nevado. Laguardia y sus lagunas, las ondulaciones de la bodega Ysios, La Rioja entera, San Millán, Cameros, Moncayo, Anboto, Gorbea, Aratz, Aizkorri, Beriain, Izki... gozada. Dale que dale al obturador de la cámara.

Cada foto, mejor que la anterior
esa es mi intención
lo desvelo sin pudor. 

Bajando de Recilla
cogemos carrerilla
para subir sin espera
la cuesta de Cervera. 

Bajando de Cervera hacia el collado comienzan a llegar nubes, de esas que van y vienen, pero que te pueden fastidiar la estancia en la cima, privándote de las vistas.

En Pipaón nos tomamos unas cervezas.

Los del sector gasteiztarra nos volvemos
que con niños de más tiempo no disponemos
los de Iruña a Iruña a saber si llegaron enteros
que a Laguardia se fueron de ronda de cosecheros.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Arriurdigain 709 cresta Norte. Valle del Urumea, Montaña Vasca






La última salida al monte con los niños fue un mixto entre amigos de la ikastola y amigos de la koadrilla, estos últimos llegados de Vila Nova e Iruña.

La ruta, detallada en el blog hermano Amaraberri mendizmendi, es muy sencillita, ofreciendo la posibilidad de oler tanto a hierba fresca como a salitre. Ya sabéis, "tan cerca, tan lejos... ", todo es relativo.

De vuelta a los coches y antes de acercarnos al acogedor "ostatu" de Arano, brindamos con cava por lo vivido en 2012 y lo venidero en 2013.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Murumendi 868 cordal Sur. Murumendi, Valle de Oria, Montaña Vasca




























El sábado pasado pude salir al monte. Por diversos motivos, no cuajaron ni la salida a Pirineos, ni tampoco una ruta de exploración en mountain bike que había elucubrado y que consistía en enlazar Beasain con Ataun con Arastortzekogaña con Osinberde con Arkaka con Zaldibia y con Ordizia.

Finalmente me decanté por Murumendi, desconocido para mí que había observado con ganas desde la N-1, desde Santa Marina y en varios blogs amigos.

Tren hasta Ordizia, re-desayuno (un clásico en los usos montagnards de Eresfea y Sergio) y ascenso por pista asfaltada entre prados con los oídos fijados en el magnífico A vivir que son dos días de Javier del Pino y los ojos bien abiertos admirando las postales que se me ofrecían desde el otro lado del valle.

Sube-que-sube de valle a cima, y baja-que-baja de cima a valle, como le gusta a Kilian...

Momentos gloriosos:
  • Aralar a contarluz a las diez de la mañana.
  • Las formas y texturas del Txindoki.
  • La sonrisilla faldeando por un bonito bosque mientras oía a Cansado hablar de consumismo en A vivir.
  • La cima y sus inmensas vistas a diferentes macizos más o menos afamados.
  • La llegada de postal a Santa Marina. 
  • El almuerzo en una mesa exterior de Segore etxe.
  • La satisfacción del retorno a un clasicismo de épocas juveniles: llegar en tren, chorizo cocido, unas palabras en euskara con aitonas locales, bajar al valle a pie, volver en tren, ... 

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Guratz 955 loma de Arrola. Erasote erreka, Leitzaran, Montaña Vasca
















Durante la semana había pensado ir a Ainhoa a subir a Erebi. Tenía las rutas de Alquézar en el GARA y de Gorka López en su Montes de Iparralde de editorial SUA. Es que los montes de Iparralde tienen un encanto muy especial.

Siendo la ruta de 9 km. y habiendo temperaturas bastantes bajas, no me parecía muy buena idea tener a varios niños muchas horas expuestos. Cambié el plan y me decanté por algo más sencillo pero que fuera nuevo y que prometiese un excelso panorama. Allí estaba el Guratz esperándonos. Un monte sencillo, rápido, bastante cerca, y nada menos que frente a las Malloak completamente nevadas. Otra vez Leitza y sus montañas, que algunas de ellas, como Guratz, vierten aguas tanto al Cantábrico como al Mediterráneo.

Tomé la ruta con el reloj: 2 km. desde el Pto. de Uitzi a cima, 55' de tranquilo paseo hasta la enorme y soleada campa cimera, esquivando "putzus" de agua y pisando nieve. Qué maravillosa hora pasamos arriba mirando el paisaje (delicioso solape Balerdi-Txindoki nevados... ) hablando, comiendo y jugando.

Bajando hacia Leitza quisimos subir a ver Peru-Harri, museo al aire libre sobre la identidad vasca a través del deporte de la piedra, pero uno de los hijos de Iñaki Perurena (según mis hijas, muy guapo y con parecido al novio de Teddy) nos indicó amablemente que ya habían cerrado (nota para posibles excursiones de la ikastola: suben autobuses de tres ejes).

Nos comimos el bocata al sol en los soportales del ayuntamiento de Leitza; todo un placer estos minutos de vitamina D en este frío noviembre.