viernes, 19 de junio de 2009

lunes, 8 de junio de 2009

Cristina Enea, Bioterra y el Drácula de Coppola



En la por nunca jamás superable versión de Coppola del Drácula de Bram Stoker (muy recomendables ambas novela y película), hay una escena concreta en la que el Director emplea las formas y colores de las plumas de la cola de un pavo real para transitar a la siguiente escena. Esta foto de nuestro paso por el cuenta-cuentos de Cristina Enea me lo ha recordado (al que le interese, esperar al minuto 7:50 del video).


La maravillosa peli en cuestión la llegué a comprar, pero, ¡oh!, en VHS, por lo que ahora estará en algún rincón olvidada, al modo en que acabara "el Arca de la Alianza" en la escena final de la 1ª parte de "Indiana Jones".

Hay otra escena, más avanzado el film, en la que el inmortal Conde le recita a su amada la paradigmática frase de amor "... he atravesado océanos de tiempo para encontrarte..."


El caso es que esta frase también me vino a la mente cuando contemplé esta descomunal paella, el domingo, en Ficoba (Irun). Adaptándola, propongo la siguiente versión:

- "... he atravesado oceános de biológica paella para encontrarte..."

miércoles, 3 de junio de 2009

Adarra 811 via normal Besabi. Macizo Adarra-Urepel, Montaña Vasca

Posted by Picasa
Arano, arquitectura infantil

Siempre me paro un momento más de lo habitual al observar fotos de los libros de rutas que reflejan la montaña al atardecer. Todo parece más... es como si todo lo que tuvo que ocurrir durante el día ya hubiera ocurrido, y el tiempo que quedara hasta el anochecer fuese simplemente un regalo añadido.

Lo que ocurre es que tal vez los libros sean como las películas, que ves cosas que no son muy reales. ¿Cuántas veces he podido yo estar en una cima contemplando el cielo rojizo de las últimas luces?

Desde pequeño a uno le enseñan que hay que madrugar para ir al monte, siendo ésta una de las aseveraciones que más calaron en mí como montañero.

Por eso uno disfruta tanto de la cima del Adarra a las ocho y media de una tarde de junio.

lunes, 1 de junio de 2009

Bertizarana-Malerreka, Pirineos


Desafío Extremo en Donamaria

Una cosa me ha quedado bastante clara tras esta salida: Que todos los baserritarras de Bertizarana, de Malerreka, de Leitza y de Areso se han puesto de acuerdo (cómo, ¿por internet?) para cortar y recoger a la vez toda la hierba de los prados de estos valles. El olor que deja el corte me encanta, y siempre me recuerda a aquel ascenso primaveral en bici a Bianditz...

A Bertiz habrá que volver a patear bien el bosque; subir hasta el Palacio de Aizkolegi, tal vez.
En la posada de Donamaria se puede organizar una bonita comida con la koadrilla (tienen una mesa redonda enorme en la sala-terraza).
La carretera Urrotz-Beintza-Labaien es ideal para hacerla en bici. Y las vistas que ofrece sobre las poblaciones y el Mendaur son de lujo. Eso hay que saborearlo despacio.

Puente de Erreparazea sobre el Bidasoa

En Areso el ambiente era baserritarra a tope: En menos de 10' pasaron delante nuestro un rebaño de ovejas, un ¡mulo! tirando de un carro repleto de hierba, y dos pequeños tractores cargados del mismo verde elemento.