miércoles, 26 de septiembre de 2012

Zumaia, Valle del Urola, Costa Cantábrica

                                                                Zumaia: el año pasado                
                        nos vinimos con el disfrute y  
                                                         unas ruedas nuevas de bicicleta
                                                                   de niño vieja,
                                                                              este año con el mismo disfrute y
                                                      dos colchones para
                                                            dos camas de niño.




lunes, 24 de septiembre de 2012

Mitxitxola 332 cresta Talaia. Jaizkibel, Pirineos



9 de septiembre. Seguimos con una meteorología primorosa.

Una ruta especacular, muy visitada por franceses (randonneurs, ciclistas de montaña), que se levanta por la cresta de Mitxitxola, que enfila airosa hacia Allerru (Jaizkibel).

Un lujo tan cercano... como dije en la anterior visita a esta ruta: Circulamos justo donde la brisa marina toca tierra por primera vez.


miércoles, 19 de septiembre de 2012

Usurbe 707 Alegia-Usurbe-Alegia (BTT). Valle de Oria, Montaña Vasca



El pasado viernes tarde tenía unas horitas libres y me acerqué en tren hasta Alegia para ir calentando motores y subir hasta la cima de Usurbe, monte sobre Beasain, que se me oculta cuando voy de piloto hacia Gasteiz, a la altura de la recta de Ordizia.

El perfil de la subida se ve perfectamente en altimetrías. A partir de mitad de puerto cayó el tercer plato porque madre mía qué rampas. El día fue magnífico, con bastante calor, afortunadamente mitigado por la sombra de los tramos más duros.

Las vistas desde la cima, perfectas para iniciar el fin de semana.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Irimo 896 Cordal de las 7 puntas. Irukurutzeta, Valle del Urola, Montaña Vasca



El verano cantábrico aguanta y ya queda poco para ir a la ikastola. El domingo 2 de septiembre visitamos el monte de Urretxu: el Irimo. Me produce un gran placer descubrir nuevos montes, sus alrededores, y lo que se ve desde ellos. En este caso, la perspectiva sobre diferentes macizos vascos es especial por lo novedoso: nuevas vistas de Izazpe, el escondido Samiño, Erlo, Aizkorri, Anboto, …

La zona de la ermita de Santa Bárbara, en lo alto de Urretxu, con su nuevo albergue-bar, la zona de juegos y de mesas para comer es una delicia. La ruta que hicimos es circular, de unos 6 km. (ver gráfico del Garmin). Se sube por bosque de pinos hasta la Cruz de Irimo: espectaculares vistas desde esta enorme atalaya. Desde aquí se toma la cresta que llaman de las “7 puntas”, y que van marcadas en chapitas sobre las rocas. Se atraviesa toda esta cresta, mirando siempre hacia Udalaitz-Anboto, y por sendero empinado se llega al área recreativa de Trekutz (aquí el sendero no estaba claro, hay que bajar bastante recto).

Desde Trekutz se va por pista hasta el albergue; nada más hay un cruce (tampoco está indicado**, señores) que hay que tomarlo a la izquierda, que se mantiene en cota de nivel. En la terraza del bar del albergue (bastante buen servicio) nos metimos unos huevos fritos con txistorra como unos campeones.

(**) Respecto a la señalización de los recorridos, habría mucho que hablar y discutir, sin duda, pero ¡qué delicado y resbaladizo el arte de editar mapas, rutas y guías montañeras!, ¡cuántas decepciones sobre el terreno!, ¡qué maltrato a los turistas/excursionistas, seducidos en casa y abandonados sobre el terreno!

martes, 11 de septiembre de 2012

Un verano loco en Chamonix, Zbigniew Tumidajewicz. Desnivel


Aun con el olor a cloro del agua de la piscina del pueblo, tengo a mi lado (imprescindible para escribir el nombre del autor) mi segunda lectura de verano.

Estamos en los ochenta: telón de acero, penurias económicas, y sobre todo muchas ganas de escalar. Un extenso grupo de alpinistas (alpinisten sportgruppe) polacos, con motes como El abuelo, Frankestein, Pincho o Peludo (duros y humildes alpinistas del Este frente a los lolos franceses) se establecen en un campamento más o menos ilegal en los alrededores de la meca de las Grandes Montañas europeas, Chamonix. Alli se suceden multitud de historias, aventurillas y episodios macarras y desternillantes. Siempre con desorden, ironía y acidez. Desamores incluídos (historia de amor imposible con burguesa francesa).

Se lee en un par de largos.


lunes, 10 de septiembre de 2012

Vía verde de la Sierra de la Demanda. Valle del Arlanzón, Sierra de la Demanda, Sistema Ibérico






vía verde de la Sierra de la Denada (¡vive la vía!)
cordal Trigaza-San Millán
excelsa palmera campurriana personalizada
pico Mencilla
área recreativa Esteralvo, Pineda de la Sierra 

lunes, 3 de septiembre de 2012

Viaje por las ramas. Divagando por la Stiria austríaca. Román Piña, Desnivel

lecturas de verano (I)

Uno de mis problemos es que cuando voy a elegir un libro para leer, suelo pretender que sea de nivel, que de alguna manera tape alguna de mis innumerables lagunas intelectuales, que tras leerlo aprenda algo "importante", y que de paso me pueda servir para quedar bien en alguna conversación futura...

Me daba mucha envidia cuando oía en la radio al entrevistado decir lo de "aprovecharé mis vacaciones para leer tal o cual novela... " mientras me lo imaginaba relajado con el libro en el regazo, en el jardín de su casa de campo con una taza té a su lado.

Este verano he leído dos libritos muy majos, ni importantes ni serios, sino más bien algo macarras, a caballo entre la piscina y el banco de la plaza de Cerezo.

El primero de ellos es este de la foto, el relato de un viaje familiar por los Alpes, plagado de múltiples y divertidas divagaciones.

Pero, incluso obligándome a ser frívolo, he aprendido algo: por ejemplo, que la palabra "taxi" tiene el origen en la dinastía bávara Thurn und Taxis, inventores y gestores del primer sistema postal a nivel europeo. ¡Qué bien hacen los cerezanos en decir "voy a llamar al tasis", en lugar del habitual "llamar al taxi" como lo decimos los supuestamente ilustrados... !

Román Piña también nos habla con sorna del yódel, el famoso gorgorito alpino, de los malos que son los libros sobre viajes, de lo "tenso" que se halla un padre llevando en la mochila a su bebé en una excursión montañera con incierto desenlace, del deseo sexual hacia otras mujeres que no son la tuya... en fin, enternecedor a pesar del escaparate ácido que recorre de cabo a rabo las páginas del libro.

Un placer sin pretensiones: voy aprendiendo.