lunes, 6 de junio de 2016

Hacia Rutas Salvajes. Jon Krakauer. Zeta bolsillo, 2008


auto-foto de Chris en "su" autobús

Hace varios años tuve la oportunidad de ver en TV el film "Hacia rutas salvajes", dirigido por Sean Penn y basado en la novela de Jon Krakauer, a su vez basada en la historia real del joven estadounidense Chris McCandless, quien terminó sus días en un autobús abandonado en una meseta de Alaska.

No me extraña que la historia se llevase al papel y posteriormente al cine, ya que es profunda y sobtrevuela siempre ese misterio en el aire, sobre todo en aquellos que somos padres y nos podemos poner enel lugar de aquellos padres que se quedan sin volver a ver a su hijo, un día cualquiera.

Los motivos por los que Chris abandona su burguesa vida tan radicalmente sobrevuelan todo el relato, cruzándose con la propia vida del escritor, alpinista de prestigio a su vez, quien se ve fascinado por la vida del protagonista, pues en parte se ve reflejado en él.

Decía "historia profunda" (hay quien despacharía toda esto con un "es un simple colgado", pues intenta desentrañar la fuerza interior que puede llevar a un chaval a exponerse a esa soledad, dando muestras de tener una seguridad sin límite en sí mismo, remarcando una y otra vez que se trataba de una persona tremendamente inteligente y con muy buenas dotes para el trato personal.

Se trata de un viaje interior, con el grandioso telón de fondo de la vasta geografía norteamericana, que deja un poso amargo porque no acabamos con la certeza de que todo aquello tuvo un sentido, y aunque parece morir en paz con el mundo, pesa en su persona un cierto egoísmo para con las personas que le llegaron a apreciarlo y quererlo.

No hay comentarios: