miércoles, 28 de mayo de 2014

Kukuarri 377 Orioko Benta-Orio, Costa Cantábrica





Aprovechando que podríamos disponer de chófer para subir de vuelta a por los coches, realiamos una rutita muy maja y casi toda en bajada (bien para los anti-cuestas) desde Orioko Benta hasta el propio Orio.

Como estaba el día muy nublado, el primer chiringuito que te encuientras al llegar desde el sendero de la costa estaba casi vacío, y pudimos comer en la terraza la mar de tranquilos.

Dsgraciadamente, haciendo gala de la poca cintura y servicio dudoso más habitual de lo deseable por parte de la hostelería guipuzcoana, no pudimos disfrutar de unos huevos fritos, que era justo lo que se nos había antojado a todos. Y es que no estaban en la carta de platos combinados :(

1 comentario:

Sergio dijo...

Impresionante lo de los huevos. ¿Plato combinado? Los huevos son como el pan o como el agua, si no tienes mejor que no abras.

Me encanta el animal mitológico del principio el overro, mitad oveja y mitad perro (o perreja, no sé).