jueves, 4 de diciembre de 2008

Intento al Erakurri con Eider, 2005. Alto de Ezkurra, Nafarroa

mejor vámonos al coche...
Estoy aprendiendo poco a poco que al monte, con los niños, hay que ir poco a poco.
Eider, en cuanto repetiste varias veces que estabas "cansada" y "aburrida", nos dimos la vuelta, de verdad. Los sollozos eran más bien por el sueño que te invadía (seguramente te levantaste a las siete de la mañana...).
Pero vaya siesta te echaste en tu sillita más tarde, camino de Goizueta...

2 comentarios:

Sergio dijo...

Esas rutas de una o dos horas que siempre quedaron sin realizar son las que ahora hacemos. Un río, una piedra, cualquier cosa les vale. Las cumbres son ahora para mirar desde abajo (¿será Txamantxoia?, ¿será Lapakiza Linzola?), ya llegará su momento.
Los lloros y el "estoy cansado" son su manera de decir tengo sueño o estoy aburrido.
No existen intentos o fracasos, un día en el monte es un día en el que su espíritu vuela.

iK dijo...

Gracias, te agradezco el comentario, veo que has pasado esa etapa. Sigo tu blog porque me gusta.