sábado, 3 de enero de 2009

Primeros días de 2009

Las tres lolailas en su caballo de madera

Iniciamos el año con una "fiesta de la siesta" familiar, una cura de sueño regenerativa. Ayer Eider partió a Gasteiz a volver a disfrutar del sabor de sus tiempos de hija única/protagonista principal.
Y los pequeños, bien dormidos gracias a la ausencia de clases, desbordan alegría, disfrutan cada segundo de sus vacaciones, exprimiendo hasta la extenuación final lo que se les ofrece y descubren cada día.
Pd: El curioso encuentro con el alcalde en el Via Forá!

3 comentarios:

Sergio dijo...

Fiesta de la siesta familiar. Me gusta. La practico.

J M C dijo...

Feliz año, IK. Me han llegado por correo electrónico tus comentarios. Gracias. Me ha entrado una curiosidad: ¿a qué te refieres cuándo dices que te llevaron con el gancho a Oiartzun? A ver si algún día coincidimos en el Auza. O en donde sea.
Un saludo.

iK dijo...

Gracias a ti, y buen 2009!; soy Iñaki. Quiero decir que topamos con dos de estos andarines impenitentes que nos llevaron volando en la increíble travesía Mendaur-Oiartzun, y sufrí de lo lindo. (Como aun no controlábamos el itinerario, nos venía bien seguirlos). El Auza me encanta, allí plantado soberbiamente, al fondo del valle de Baztan.