lunes, 31 de marzo de 2008

Un pastor que volvió de Canadá

Beatriz trabaja en Osakidetza, más concretamente en el servicio llamado HAD (Hospitalización a Domiclio), el servicio especial que recorre los domiclios de Donostialdea (y más allá) atendiendo, precisamente, a aquellas personas hospitalizadas, pero que lo hacen en sus casas. Ayer, uno de sus pacientes, de profesión pastor, le regaló un litro y medio de leche de oveja. Últimamente Bea está haciendo cuajadas, o sea que nos ha venido de perlas. El caso es que la historia de este señor es bonita; me la contó el sábado camino de Gasteiz: Este hombre dedicó media vida al pastoreo en Canadá. Siendo sus padres ancianos, se vio en la obligación de venir a cuidarlos a su lugar de origen en Gipuzkoa, siempre con la intención de volver a lo que llegó a ser su hogar allí en Canadá. Para cuidar a sus padres contrataron a una chica, y adivinad. Tuvieron varios hijos, sí, y me parece que nunca más volvió a Canadá, al menos para vivir. Ahora está en casa a pesar de encontrase hospitalizado, porque es un pastor de raza e insistió tremendamente en el Hospital en que tenía que seguir cuidando de sus ovejas. Me recordó a la forma de sentir el oficio del aita de Amaia (mira por dónde, mismo apellido; resulta que son primos). Beatriz le preguntó a la mujer cómo había conseguido hacerse con el corazón de un hombre aparentemente rudo o acostumbrado a la soledad como él. Ella dijo que "con mucha paciencia". A día de hoy regentan un precioso agroturismo en la zona de Igueldo.

No hay comentarios: