martes, 1 de junio de 2010

Calzada Romana-Boca del Infierno. Selva de Oza, Valle de Hecho, Pirineos

una mano amiga en la parte más alta de la Calzada Romana de la Selva de Oza

Sólo hay que pararse un momento a observar: Los niños a menudo nos dan elegantes lecciones.

Cuanto más dura es la cuesta, es cuando menos se quejan.

También pueden, sin nadie pedírselo, dar la mano a uno de los pequeños, aúpandolo de roca en roca hasta salvar todas las dificultades.

3 comentarios:

Alberto dijo...

Eso es porque están bien educados ;)

Sergio dijo...

También nosotros aprendemos de ellos.

iK dijo...

(...) ...calla calla que hay cada pakete… jajajaj, ahora que me acuerdo, el domingo pasado le dejo a Alberto al cuidado de la troupe, a pie del camino… y va y se me pierde con las mujeres y con todos los niños. Podian haber fundado una arcadia alla arriba, el rodeado de mujeres y niños jojjojo.

… me dice (suerte que alguno tenia cobertura): “Es un camino lleno de piedras, o sea que es la “calzada romana””, ahjajajajaj, y va y me dice: “hay un cartel que pone “al Lenito””… ostia colega, yo ya alucinaba. Encima habia unos perros, atados, pero que acojoaban.

Y le digo, ya con la vena inflada, “¡¡bajate a la carretera ahora mismo!!”.

La ostia se me habian metido a saco todo tieso, hacia el valle que sube a la Sur del Lenito, en lugar de ir hacia la Boca del Infierno, de forma paralela al rio.

Pero la culpa fue mia, por no haberles dejado justo justo donde se empieza la ruta de la calzada (hay un cartel verde junto a la carretera), y no haberme quedado yo con ellos y haberle mandado a Bea a aparcar el coche al final de la travesia.

Aysss.
Inaki