domingo, 19 de agosto de 2012

Aiako Harria Erroilbide 836 vía normal Aritxulegi. Aiako Harria, Pirineos



El día más importante del año, San Ignacio para más señas, el proyecto G5 celebró su tercer episodio (Episodio III, que diría George Lucas): Subimos a la punta más alta de Aiako Harria, excepcional, carismático y entrañable macizo. Y tan cerca...

El tiempo total Arritxulo-cima-Arritxulo fue de cinco horas (como referencia para aitas animosos). El día fue caluroso y anduve preocupado de que no les faltara el agua.

Como es habitual en las salidas al monte, la parte más acrobática fue la que más divirtió a la chavalería. Realmente, la subida final por la cara NO a Erroilbide "no son cosas de risa" (como decía Drácula). Impone tres o cuatro resaltes en maciza roca granítica de "apoyar las manos" y andar con ojo. Organizamos la trepada alternando mayores e infantes para llevarlos atados en corto. Aunque la verdad les tenía que ir frenando, dada la emoción que les causaba su atlética escalada.

Fue emotivo volver allí arriba, una cima tan altiva y tan cercana al mar, esta vez con mis hijos y varios amigos de mis hijos, así como sus animados aitas y amas, alguno de los cuales quedó sorprendido por lo "entretenido" de la ruta.

Finalizamos la jornada comiendo los bocatas de rigor junto a la erreka que pasa a la altura del Olaizola. El proyecto G5 debería culminar con dos colosos guipuzcoanos: Aizkorri y Larrunarri (Txindoki), pero no corramos, que eso son palabras mayores.

1 comentario:

Sergio dijo...

Ya has hecho el "Annapurna", te quedan los más largos, que no los más difíciles.

G5, gran proyecto, proclamo.