martes, 21 de octubre de 2008

Azkarate. Valle de Araitz, Montaña Vasca


Azkarate es un pequeño y disperso pueblecito, del Valle de Araitz, surcado por el río Araxes, y con las maravillosas "Malloak" (larga muralla que cierra la sierra de Aralar al Este) como telón de fondo.

Escapada al Valle de Araitz, especial de la revista "Euskal Herria"
La población más importante del valle es Betelu, cuna de un famoso balneario, hoy desaparecido, así como de la planta embotelladora de mi agua preferida cuando voy al monte un fin de semana: Beteluko ura.

Balerdiko puntte

Y un poquito más allá de Betelu, subiendo hacia el mítico paso de Azpirotz, vive mi hermana Raquel con su familia, concretamente en el pequeño núcleo rural de Lezaeta.
El caso es que para pasar este finde nos hemos juntado, gracias a "Organizaciones Camino", dos familias de San Agustín (Madrid), más otras dos de Donostia. Total 21 personas. Nada que el pedazo de baserri llamado "Apezetxea" no pueda albergar.
sagarrak eta baserriak

Llegamos el viernes a media tarde y ya desde el inicio comenzamos a jugar al frontón con Luis, Angel, Antonio, Iria, ..., y así hasta el domingo.
El sábado dimos un bonito rule por bosquejos, sendas y pistas bajo el Balerdi (se supone que en busca de onttos, hihi). Algunos sufrieron más que otros... y no lo digo en alto, porque los chavitos enseguida se dieron la vuelta; ay qué flojos. Yo me quedé con Eider, que también tuvo lo suyo; estaba "muuuuy cansada".
iepa!

No hacíamos grandes cosas, pero es que no parábamos en todo el día, y así dos días y medio; total llegamos a casa el domingo como si hubiéramos salido en una marathon.
Estaba abierta la "margo-gela" todo el día para los pequeños, el frontón, junto a la iglesia y frente a la casa, hacía horas extra. Los chavales del pueblo suelen decir: "Ya están arriba los de Apezetxea, que nos quitan el frontón". Pero allá estuvimos jugando con Asun de Arribe, con Amaia de Alegi, con Kori, ...

Belardiak, baserriak, mendiak: Azkarate!

El domingo, para quitar la modorra, a jugar a "la búsqueda del tesoro" (otra vez gracias a Camino) de la cual, por cierto, mi equipo fue txapeldun.
De noche, las sobremesas se alargaban y el "café con leche" iba pasando alegremente del vaso de Paloma al mío en sucesivas vueltas.

No hay comentarios: