lunes, 14 de noviembre de 2011

Aguas Tuertas. Guarrinza, Valle de Hecho, Pirineos



Este fin de semana hemos estirado el otoño gracias al viento Sur, que templa y levanta las nubes lo suficiente para poder irnos al Valle de Hecho sin peligro de que los pequeños cogan catarros, gripes o moqueras gratuitas. Como en 2010, nos alojamos en el albergue de Siresa, junto a esa imponente mole pétrea que es la iglesia de San Pedro de Siresa.

Nada más llegar de Donosti, al mediodía, pasamos hasta la cocina del valle: Guarrinza. Un suave paseo con final triunfal: los meandros de las Aguas Tuertas, la turbera de montaña, el doble telón de fondo Bernera-Atxerito, el dólmen de Aguas Tuertas, los saltos de agua, el bokata, la bota de vino...

Se adivina el final del otoño, esto no puede durar mucho más. Las vacas las bajan ya al valle, la nieve que ha caído ya no se va a fundir hasta primavera, el pueblo de Hecho lo encontramos casi vacío.

Y como en 2010 me pareció más largo que ahora, utilizo la tecnología para que se sepa la distancia real del asunto, ya que, cuando vamos al monte con los lolailos, las amas y aitas me preguntan a menudo: ¿Y cuánto se tarda?

No hay comentarios: